Posteado por: El Conde | 3 marzo 2008

Alexander Graham Bell

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Esta página está semiprotegida. Se pueden discutir los cambios o pedir su desprotección en la página de discusión del artículo.
Engranajes
Uno o más wikipedistas están trabajando actualmente en extender este artículo. Es posible que, a causa de ello, haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Por favor, antes de realizar correcciones mayores o reescrituras, contacta con ellos en su página de usuario o en la página de discusión del artículo para poder coordinar la redacción.
Alexander Graham Bell
Alexander Graham Bell

Científico, especializado en transmisión de ondas sonoras y en tecnología aérea

Nacimiento: 3 de marzo de 1847
Edimburgo, Escocia
Fallecimiento: 2 de agosto de 1922
Beinn Bhreagh, Canadá

Alexander Graham Bell (Edimburgo, Escocia, 3 de marzo de 1847 – Beinn Bhreagh, Canadá, 2 de agosto de 1922) fue un científico, inventor y logopeda escocés y estadounidense. Contribuyó al desarrollo de las telecomunicaciones (por ello es llamado “el padre de la sordera”) y la tecnología de la aviación. Su padre, abuelo y hermano estuvieron asociados con el trabajo en locución y discurso (su hermana y su madre eran sordas), lo que influyó profundamente en el trabajo de Bell, su investigación en la escucha y el habla. Esto le movió a experimentar con aparatos de escucha y terminar con la invención del teléfono.[1] [2] Sus investigaciones en el habla y el oído le permitieron experimentar con aparatos para el oído, que eventualmente culminaron en la invención del teléfono. Bell obtuvo la primera patente americana por la invención del teléfono en 1876.[3]

Muchos otros inventos marcaron la vida de Bell; entre ellos, la construcción del hidroala y los estudios en aeronáutica. En 1888, Alexander Graham Bell fue uno de los fundadores de la National Geographic Society. Además, el 7 de enero de 1898, Alexander Graham Bell asume la presidencia de la sociedad National Geographic Society.[4]

En torno a la muerte de Bell, todos los teléfonos alrededor de los Estados Unidos “dejaron de sonar por un minuto de silencio en tributo al hombre que hizo posible tal invención”.[5]

Tabla de contenidos

[ocultar]

//

Primeros años de vida y juventud

Familia de Alexander Graham Bell tratando de resucitar una oveja.

Familia de Alexander Graham Bell tratando de resucitar una oveja.

Alexander nació en Edimburgo, Escocia, el 3 de marzo de 1847.[6] El hogar de la familia estaba en 16 South Charlotte Street, Edimburgo, y tiene una marca conmemorativa cerca de la puerta, señalándola como el lugar de nacimiento de Alexander. Tuvo dos hermanos: Melville James Bell (18451870) y Edward Charles Bell (18481867). Ambos murieron de tuberculosis.[7] Su padre era el profesor Alexander Melville Bell, y su madre Eliza Grace.[8] Aunque al nacer le pusieron por nombre Alexander, suplicó a su padre que le pusiera un segundo nombre, como sus dos hermanos.[9] Para su undécimo cumpleaños, el padre de Alexander le permitió a éste adoptar el nombre del medio, “Graham”, escogido por el niño debido a la gran admiración que poseía hacia Alexander Graham, un canadiense amigo de la familia.[10] Para amigos más íntimos y familiares fue conocido como “Aleck”, como su padre lo siguió llamando hasta su madurez.[11]

Primer invento

Como niño, el joven Aleck Bell mantuvo una curiosidad natural sobre su mundo, resultando en la recolección de especímenes botánicos, como también experimentando desde temprana edad. Su mejor amigo era Ben Herdman, un vecino cuya familia operaba un molino harinero, escena de muchos saqueos. Cuando los típicos juegos de niños causaron un desastre, John Herdman (padre de Ben) regañó a los niños diciéndoles: “¿Por qué no hacen algo útil?”. Entonces Aleck preguntó qué era necesario hacer en el molino. Le dijeron que el trigo tenía que ser descortezado con un proceso laborioso, y, a la edad de 12 años, Bell construyó un dispositivo hecho en casa que combinó las paletas que rotaban con los sistemas de cepillos del clavo, creando una máquina de descortezamiento simple que fue puesta en operación y utilizada constantemente por un número de años.[12] En agradecimiento John Herdman les dio un pequeño taller donde pudieran “inventar”.[12]

Primeros trabajos con el habla

Desde sus primeros años, Bell mostró una naturaleza sensitiva y talento hacia el arte, la poesía y la música, que fue heredado de su madre. Sin ningún entrenamiento formal, él dominó el piano y fue el pianista de la familia.[13] A pesar de ser normalmente reservado e introspectivo, él poseía talento en la mímica y en los “trucos con la voz” relacionados con la ventriloquia, con los cuales entretuvo constantemente a huéspedes de la familia.[13] Bell también fue afectado por la sordera gradual de su madre (que empezó a perder su oído a la edad de 12 años de Bell), pero aprendió una lengua manual con el dedo, así que Bell podía sentarse a su lado y golpear con su dedo silenciosamente la conversación familiar.[14] Él también desarrolló una técnica del discurso en tonos claros, modulados directamente en la frente de su madre, donde ella lo oiría con claridad razonable.[15] La preocupación de Bell con la sordera de su madre lo condujo a estudiar acústica.

Su familia estaba asociada con la enseñanza de la locución: su abuelo, Alexander Bell, en Londres, su tío en Dublín y su padre en Edimburgo, eran todos locutores. Su padre publicó una variedad de trabajos del tema, muchos de los cuales siguen siendo conocidos, especialmente su trabajo The Standard Elocutionist (1860) (el locutor estándar)[16] [13] y Tratado en el discurso visible, que apareció en Edimburgo en 1868. El Locutor estándar se publicó en 168 ediciones británicas y vendió sobre un cuarto de millón de copias, en los Estados Unidos solamente. En este tratado, él explica sus métodos para enseñar a los mudos a articular palabras y leer el movimiento de los labios de otras personas para descifrar su significado. El padre de Alexander le enseñó a él y sus hermanos a exhibir el discurso visible, además de identificar cualquier símbolo y su sonido.[17] Alexander fue tan eficiente en esta labor que se convirtió en parte de las demostraciones públicas de su padre y audiencias asombrosas con sus capacidades descifrando en latín, gaélico e incluso los símbolos del sánscrito.[18]

Educación

Al igual que sus hermanos, Bell recibió sus primeros cursos escolares en casa de su padre. Luego fue matriculado en la Royal High School en Edimburgo, Escocia, que dejó a la edad de 15 años.[19] Su expediente de la escuela no era bueno, tachado por el ausentismo y algunas calificaciones mediocres. Su interés principal estaba en las ciencias, especialmente la biología, y mostraba indiferencia por el resto de las materias escolares, para consternación de su exigente padre.[20] Después de dejar la escuela, Bell fue a Londres para vivir con su abuelo, Alexander Bell. Durante el año que pasó con su abuelo, el amor por el aprendizaje creció en él, pasando largas horas de estudio y manteniendo serias discusiones. Su abuelo dedicó grandes esfuerzos a que su joven nieto aprendiera a hablar claramente y con convicción, cualidades que necesitaría para hacerse profesor.[21] A la edad de 16 años, Bell se aseguró un puesto como aprendiz de profesor de locución y música en la Weston House Academy, en Elgin, Moray, Escocia. Aunque él era estudiante de latín y griego, el enseñaba por un puesto permanente y £10 por sesión.[22] El año siguiente asistió a la Universidad de Edimburgo; encontrándose a su más viejo hermano Melville que había alistado allí el año anterior, y donde Alexander se propuso escribir los exámenes pero se graduó más adelante de la Universidad de Toronto.

Primeros experimentos con el sonido

El padre de Bell animó el interés de Bell por el discurso y en 1863, llevó a sus hijos a ver un autómata, hecho por Sir Charles Wheatstone basado en la anterior obra del barón Wolfgang von Kempelen[23] El rudimentario “hombre mecánico” simulaba una voz humana. Alexander estaba fascinado por la máquina y después obtuvo una copia del libro de von Kempelen publicado en Alemania, que duramente tradujo. Alexander y su hermano mayor Melville construyeron su propia cabeza autómata. Su padre, altamente interesado en el proyecto, ofreció para pagar los materiales y estimuló a los muchachos, convencido con la tentación de un “premio grande” si tenían éxito.[23] Mientras su hermano construía la garganta y la laringe, Alexander llevó la más difícil tarea recreando un cráneo realista. Sus esfuerzos resultaron en una remarcable cabeza que podía “hablar”, no obstante unas solas palabras.[23] Los muchachos ajustarían cuidadosamente los “labios” y una corriente aire a presión pasaba a través de la tráquea, un sonido a “mama” muy reconocible surgiría, al placer de los vecinos iban a ver la invención de Bell.[24]

Intrigado por los resultados del autómata, Bell continuó experimentando con un tema vivo, el Skye terrier de la familia, “Trouve”.[25] Después de que él le enseñara a gruñir continuamente, Aleck alcanzaría en su boca y manipularía los labios y las cuerdas vocales del perro para producir un sonido crudo “Ow ah oo ga ma ma.” Con poco convencimiento los visitantes creyeron que su perro podía articular “How are you grandma?” (¿Como estás abuela?) Su experimento convenció a los espectadores de que habían visto “un perro que habla”.[26] Sin embargo, estos experimentos iniciales de Bell, lo conducieron para emprender su primer trabajo serio sobre la transmisión del sonido, usando diapasones para explorar la resonancia. A la edad de 19, él escribió un informe de su trabajo y lo envió a Alexander Ellis, colega de su padre.[26] Ellis inmediatamente escribió de vuelta indicando que los experimentos eran similares a trabajos existentes en Alemania. Consternado para encontrar que el trabajo había sido realizado ya por Hermann von Helmholtz que había transportado una vocal sonora por medio de un diapasón similar, él examinó el libro del científico alemán, Sensation of Tone (Sensación del tono). De su traducción de la edición alemán original, Alexander realizó una deducción, ése sería el apoyo de todo su trabajo futuro sobre la transmisión sonido, “Sin saber mucho sobre él tema, me parece que si una vocal de sonido puede ser producida por medios eléctricos, así podrían también las consonantes, permitiendo articular el habla.”[27]

Tragedia familiar

En 1865, cuando la familia Bell se mudó a Londres,[28] Bell regresó a la Weston House como un asistente y en sus horas libres, continuó con sus experimentos de sonido usando un equipamento mínimo de laboratorio. Bell se concentró en experimentar con electricidad para transmitir sonido y después instaló un cable de telégrafo desde su cuarto en Somerset College hasta otro de un amigo.[29] Durante el otoño y el invierno, su salud lo afectaba a través del cansancio. Su hermano menor, Edward “Ted” fue igualmente encamado, sufriendo de tuberculosis. Mientras Bell se recuperaba, sirvió al año siguiente como instructor en el Somerset College, la condición de su hermano siguió empeorando. Edward nunca se recuperaría. Luego de la muerte de su hermano, Bell regresó a casa en 1867. Su hermano mayor, “Melly” se casó y se mudó, con aspiraciones a obtener un título en la Universidad de Londres, Bell consideró sus próximos años como preparación para los exámenes de su egresado, dedicando su tiempo libre en la residencia de su familia a estudiar.

Ayudando a su padre en demostraciones de discursos visibles y lecturas, llevó a Bell a Susanna E, la escuela privada principal para sordos en South Kensington, Londres. Sus primeras dos alumnas fueron “sordomudas”, que tuvieron un notable progreso bajo su tutela. Mientras su hermano mayor parece alcanzar éxito sobre muchos frentes, incluyendo la fundación de su propia escuela para locución, centrándose en la patente de un invento, y empezando una familia. En mayo de 1870, Melville muere por una complicación de tuberculosis, causando una crisis familiar. Su padre también había sufrido una enfermedad debilitante antes en su vida y había sido restaurado a la salud por una convalecencia en Terranova y Labrador. Los padres de Bell precipitaron una movida largamente planificada cuando se dieron cuenta que su hijo restante estaba también enfermo. Haciendo un juicio rápido, Alexander Melville Bell preguntó a Bell para poder ordenar una venta de toda la propiedad familiar,[30] concluyendo todos los asuntos de su hermano (Bell tomó a un último estudiando, curando un ceceo pronunciado)[31] y se unió con su madre y padre en la idea de partir para el “Nuevo Mundo“.[32] Por ello, Bell, tuvo que concluir su relación con Marie Eccleston, quien admitió que no estaba preparada para dejar Inglaterra con él.[32]

Canadá

El Gran River atravesando parte del pueblo de Par�s, Ontario, Canadá.

El Gran River atravesando parte del pueblo de París, Ontario, Canadá.

En 1870, a la edad de 23, Bell, la viuda de su hermano, Caroline (Margaret Ottaway),[33] y sus padres abordaron en el SS Nestorian hacia Canadá.[34] Después de tocar tierra en la Ciudad de Quebec, la familia viajó en tren hacia Montreal y luego a París, Ontario para quedarse en la casa del reverendo Thomas Henderson, un amigo de la familia. Después de una corta estadia en la casa del reverendo, la familia compró una granja de diez y medio acres en Tutelo Heights (ahora llamado Tutela Heights), cerca de Brantford, Ontario. La propiedad consistía de una huerta, una gran casa de granja, un establo, un gallinero y una estacionamiento para un carruaje, todo esto bordeando el Gran River.[35]

En el hogar, Bell instaló su propio taller en el garage para coches.[36] cerca del espacio que denominó: “su lugar soñado”, un gran hueco rodeado de árboles en la parte posterior de la propiedad colindando con el río.[37] A pesar de su condición frágil al llegar a Canadá, Bell encontró el clima y los alrededores de su gusto, y se adaptó a tales rápidamente.[38] Su interés en el estudio de la voz humana continuó y cuando él descrubió la Six Nations Reserve[39] al otro lado del río en Onondaga, él aprendió el idioma Mohawk y tradució su vocabulario no escrito a símbolos visibles del discurso. Por su trabajo, a Bell le fue concedido el título de jefe honorario y participó en una ceremonia donde él utilizó un vestido mohawk y bailó sus danzas tradicionales.[40]

Después de instalar su taller, Bell continuó sus experimentos basados en el trabajo con la electricidad y el sonido.[36] él diseñó un piano, que con la electricidad podía transmitir su música a la distancia. Una vez que la familia se había acoplado en el lugar, Bell y su padre hicieron planes para establecer una práctica de enseñanza. En 1871 él acompañó a su padre a Montreal, donde a Melville se le propusó un puesto para enseñar su “Sistema para el Discurso Visible” o lenguaje de señas.

Trabajar con el sordo

La Escuela Clarke para el Sordo ubicada en Northampton.

La Escuela Clarke para el Sordo ubicada en Northampton.

Posteriormente, su padre fue invitado por Sarah Fuller, rectora del Boston School for Deaf Mutes (que continua hoy como The Horace Mann School for the Deaf and Hard of Hearing)[41] , en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, para introducir el Sistema de Discurso Visible o lenguaje de señas mediante entrenamiento para los instructores de Fuller pero él rechazó la oferta, en favor de su hijo. Viajando a Boston en abril de 1871, Bell porporcionó un exitoso plan de entrenamiento a los instructores de la escuela.[42] Él fue buscado para repetir el programa en Asilo Americano para Sordomudos[43] en Hartford y en la Escuela Clarke para el Sordo[44] en Northampton.

Premios

En 1880, Bell recibió el premio Volta de la Academia Francesa de Ciencias. Invirtió el dinero obtenido con este premio (50 mil francos) en el desarrollo de un nuevo proyecto, el fotófono, en colaboración con Charles Sumner Tainter. El invento intentaba transmitir el sonido utilizando un rayo de luz, un precursor de la fibra óptica. También trabajó en uno de los primeros sistemas de grabación de sonidos conocido, basado en imprimir un campo magnético para reproducir sonidos. La idea fue abandonada al no poderse construir un prototipo; sin embargo, los principios básicos encontrarían aplicaciones prácticas casi un siglo más tarde, en las cintas magnéticas y las computadoras.

En 1882, Bell obtuvo la ciudadanía de Estados Unidos por naturalización. Fue fundador, en 1888, de la National Geographic Society, de la cual fue su segundo Presidente.

Bell recibió varias distinciones, entre ellas la Legión de honor del gobierno francés, el premio Volta ya mencionado, la medalla Albert de la Royal Society of Arts, la medalla Edison, y un doctorado por la Universidad de Würtzburg. Recibió 18 patentes individuales, y doce más con sus colaboradores, entre ellas 14 por el teléfono y telégrafo, cuatro por el fotófono, una por el fonógrafo, nueve por vehículos aéreos (incluyendo cuatro de hidroplanos) y dos por celdas de selenio. También se acredita a Bell la invención del detector de metales, en 1881.

Controversia acerca del teléfono que concluye con la Resolución 263 del Congreso del los Estados Unidos

Durante mucho tiempo, Bell ha sido considerado el inventor del teléfono. Sin embargo, aparentemente Bell no fue el primero en crear este aparato, sino solamente el primero en patentarlo. Así, el 11 de junio de 2002, el Congreso de Estados Unidos aprobó la resolución 269 por la que reconoció que el inventor del teléfono había sido Antonio Meucci y no Alexander Graham Bell.

Según este punto de vista, se sostiene que Graham Bell y Meucci crearon el dispositivo de manera totalmente separada (se piensa también que hubo un indirecto cruce de información entre los dos investigadores).

Por otro lado, una versión, sostenida por la comunidad italiana en Estados Unidos y representados por el Museo Garibaldi-Meucci [y que también encontró eco en el Gobierno Italiano, exhibe a Meucci como único inventor del dispositivo argumentando, además de la comparación de fechas entre las investigaciones de ambos creativos, que la patente que Bell sacó del aparato fue producto del oportunismo del escocés y de la compañía para la cual trabajaba: Los problemas económicos que Meucci tuvo a lo largo de su vida le impidieron a éste pagar la renovación de la patente temporal que exigía el gobierno estadounidense para las invenciones de este tipo mientras conseguía el dinero suficiente para solicitar la patente definitiva, por lo que, en 1873, el italiano debió buscar un patrocinador (conocida posteriormente como la Western Union), dejándole los bosquejos del aparato. La compañía, por su lado, enviaba los bosquejos a su laboratorio para el desarrollo de éstos encargándole la tarea a Bell quien, en 1875, anunciaba la creación del Teléfono, lo que le traería beneficios económicos a Western Union sin tener que repartir los dividendos con Meucci. Finalmente, sostienen que la Resolución 693 del Congreso es una revalidación de esta versión.

Referencias

  1. Red Escolar México “Durante su estancia en Boston se enamoró de una alumna sordomuda, quien lo exhortó a continuar sus investigaciones, con ella se casó en 1877.”
  2. Bruce 1990, p. 419.
  3. Alejandro Graham Bell. Cabezas, José Antonio. Susaeta Ediciones S.A Vidas Ilustres Barcelona, España ISBN 84-305-1109-1 pg,20. “El Comité de Recompensas de la Exposición (Exposición Conmemorativa del Primer Centenario de la Independencia Norteamericana) estudia detenidamente el aparato, que ya había sido patentado por Bell en 1876 con el número 174.465. Sin embargo el inventor real del telefono es: Antonio Santi Giuseppe Meucci”
  4. Historia de la National Geographic Society
  5. Dunn 1990, p. 41.
  6. Alejandro Graham Bell. Cabezas, José Antonio. Susaeta Ediciones S.A Vidas Ilustres Barcelona, España ISBN 84-305-1109-1 pg,13.
  7. Línea de tiempo de Alexander Graham Bell
  8. “Alexander M. Bell Dead. Father of Prof. A.G. Bell Developed Sign Language for Mutes.” (“Alexander M. Bell muerto. Padre del profesor A.G. Bell, quien desarrolló el lenguaje de señas para mudos) New York Times martes, 8 de agosto de 1905.
  9. Instituto Franklin Nota: Normalmente, Alexander escribía su nombre completo en correspondencia.
  10. Groundwater 2005, p. 23.
  11. Bruce 1990, p. 17-19.
  12. a b Bruce 1990, p. 16.
  13. a b c Gray 2006, p. 8.
  14. Gray 2006, p. 9.
  15. Mackay 1997, p.25.
  16. Mackay 1997, p. 24.
  17. Petrie 1975, p. 7.
  18. Petrie 1975, p. 7.
  19. Mackay 1997, p. 31.
  20. Gray 2006, p. 11.
  21. Town 1988, p. 7.
  22. Bruce 1990, p. 37.
  23. a b c Groundwater 2005, p. 25.
  24. Petrie 1975, p. 7-9.
  25. Petrie 1975, p. 9.
  26. a b Groundwater 2005, p. 30.
  27. Groundwater 2005, p. 31.
  28. Micklos 2006, p. 8.
  29. Bruce 1990, p. 45.
  30. Bruce 1990, p. 67-68. Note: The family pet was given to his brother’s family (La mascota de la familia fue dada a la familia de su hermano).
  31. Bruce 1990, p. 68.
  32. a b Groundwater 2005, p. 33.
  33. Mackay 1997, p. 50.
  34. Petrie 1975, p. 10.
  35. Mackay 1997, p. 61. Note: The estate is today known as the “Bell Homestead.” (Nota: La propiedad es todavía conocida como la casa de los Bells)
  36. a b Wing 1980, p. 10.
  37. Groundwater 2005, p. 34.
  38. Mackay 1997, p. 62. Note: Bell would later write that he had come to Canada a “dying man.” (Nota: Bell luego escribiría que había llegado a Canadá como un “hombre muerto”)
  39. Nota: Ver artículo en la Wikipedia Inglesa en:Six Nations 40, Ontario
  40. Groundwater 2005, p. 35.
  41. Bruce 1990, p. 74.
  42. Town 1988, p. 12.
  43. Nota:Ver artículo en la Wikipedia Inglesa en:American School for the Deaf
  44. Nota: Ver artículo en la Wikipedia Inglesa en:Clarke School for the Deaf

Bibliografía

  • Alexander Graham Bell (booklet). Halifax, Nova Scotia: Maritime Telegraph & Telephone Limited, 1979.
  • Bruce, Robert V. Bell: Alexander Bell and the Conquest of Solitude. Ithaca, New York: Cornell University Press, 1990. ISBN 0-80149691-8.
  • Black, Harry. Canadian Scientists and Inventors: Biographies of People who made a Difference. Markham, Ontario: Pembroke Publishers Limited, 1997. ISBN 1-55138-081-1.
  • Boileau, John. Fastest in the World: The Saga of Canada’s Revolutionary Hydrofoils. Halifax, Nova Soctia: Formac Publishing Company Limited, 2004. ISBN 0-88780-621-X.
  • Dunn, Andrew. Alexander Graham Bell (Pioneers of Science series). East Sussex, UK: Wayland (Publishers) Limited, 1990. ISBN 1-8521-958-0.
  • Eber, Dorothy Harley. Genius at Work: Images of Alexander Graham Bell. Toronto: McClelland and Stewart, 1982. ISBN 0-7710-3036-3.
  • Evenson, A. Edward. The Telephone Patent Conspiracy of 1876: The Elisha Gray – Alexander Bell Controversy. Jefferson, North Carolina: McFarland Publishing, 2000. ISBN 0-7864-0138-9.
  • Gray, Charlotte. Reluctant Genius: Alexander Graham Bell and the Passion for Invention. New York: Arcade Publishing, 2006. ISBN 1-55970-809-3.
  • Groundwater, Jennifer. Alexander Graham Bell: The Spirit of Invention. Calgary: Altitude Publishing, 2005. ISBN 1-55439-006-0.
  • Grosvenor, Edwin S. and Wesson, Morgan. Alexander Graham Bell: The Life and Times of the Man Who Invented the Telephone. New York: Harry N. Abrahms, Inc., 1997. ISBN 0-8109-4005-1.
  • Mackay, James. Sounds Out of Silence: A life of Alexander Graham Bell. Edinburgh: Mainstream Publishing Company, 1997. ISBN 1-85158-833-7.
  • MacLeod, Elizabeth. Alexander Graham Bell: An Inventive Life. Toronto: Kids Can Press, 1999. ISBN 1-55074-456-9.
  • Matthews, Tom L. Always Inventing: A Photobiography of Alexander Graham Bell. Washington, DC: National Geographic Society, 1999. ISBN 0-7922-7391-5.
  • Micklos, John Jr. Alexander Graham Bell: Inventor of the Telephone. New York: Harper Collins Publishers Ltd., 2006. ISBN 978-0-06-057618-9.
  • Parker, Steve. Alexander Graham Bell and the Telephone(Science Discoveries series). New York: Chelsea House Publishers, 1995. ISBN 0-7910-3004-0.
  • Petrie, A. Roy. Alexander Graham Bell. Don Mills, Ontario: Fitzhenry & Whiteside Limited, 1975. ISBN 0-88902-209-7.
  • Phillips, Allan. Into the 20th Century: 1900/1910 (Canada’s Illustrated Heritage). Toronto: Natural Science of Canadá Limited, 1977. ISBN 0-9196-4422-8.
  • Ross, Stewart. Alexander Graham Bell (Scientists who Made History series). New York: Raintree Steck-Vaughn Publishers, 2001. ISBN 0-7398-441-6.
  • Town, Florida. Alexander Graham Bell. Toronto: Grolier Limited, 1988. ISBN 0-7172-1950-X.
  • Tulloch, Judith. The Bell Family in Baddeck: Alexander Graham Bell and Mabel Bell in Cape Breton. Halifax: Formac Publishing Company Limited, 2006. ISBN 978-0-88780-713-8.
  • Walters, Eric. The Hydrofoil Mystery. Toronto: Puffin Books, 1999. ISBN 0-14-130220-8.
  • Webb, Michael, ed. Alexander Graham Bell: Inventor of the Telephone. Mississauga, Ontario, Canada: Copp Clark Pitman Ltd., 1991. ISBN 0-7730-5049-3.
  • Winfield, Richard. Never the Twain Shall Meet: Bell, Gallaudet, and the Communications Debate. Washington, DC: Gallaudet University Press, 1987. ISBN 0-913580-99-6.
  • Wing, Chris. Alexander Graham Bell at Baddeck. Baddeck, Nova Scotia: Christopher King, 1980.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: