Posteado por: El Conde | 28 enero 2007

El teléfono sonará en la TV y ésta se verá por Internet, todo por un solo cable

La convergencia de las telecomunicaciones es un mercado que tienta a grandes compañías que operan en la Argentina. Se trata de un servicio que mueve $10.000 millones y en el que nadie quiere quedar afuera. Telcos, operadoras de TV por cable y energéticas buscan posicionarse como líderes

Tarde de domingo con lluvia. Jorge se encuentra en su casa de fin de semana preparado para ver en su TV el partido de su equipo de fútbol. A través de la red de su proveedor de telecomunicaciones, una empresa telefónica que le lleva la señal televisiva por banda ancha, acuerda con sus amigos seguir el partido “juntos” desde diferentes lugares… por audio conferencia. Mientras tanto, su esposa monitorea desde su celular la actividad de su hija en el departamento familiar en la ciudad, gracias a una cámara de seguridad conectada a Internet.

De repente, en el televisor aparece un pequeño cartel: “Nena, ¿estás ahí?” “¡Querida, atendé a tu madre que te llama por el televisor!”, clama Jorge, ansioso por derivar la video llamada de su suegra a su pareja y ver tranquilo el partido.

Esta situación no está lejos de concretarse en el tiempo. El proceso que la hará posible se llama convergencia, y ha motivado en los últimos años una importante serie de fusiones entre operadores de redes y creadores de equipos de telecomunicaciones en todo el mundo.

El negocio en juego es multimillonario. Por ejemplo, en los EE.UU., SBC pagó u$s16.000 millones por AT&T, absorbió el nombre, y luego incorporó a BellSouth por más de u$s67.000 millones. Su rival Verizon compró MCI por u$s8.400 millones.

En Europa, Telefónica compró O2, una empresa que ofrece telefonía móvil con redes en diferentes países de Europa, por u$s31.000 millones. En la Argentina, CableVisión y Multicanal comenzaron su proceso de fusión y Telecom inició una fase millonaria para reconvertir su red.

Pero no sólo hubo y hay compras y fusiones gigantescas. También los operadores de telecomunicaciones y TV por cable comenzaron a construir redes de nueva generación. Y se sumaron en estos años al mercado de las comunicaciones unos nuevos jugadores: las grandes empresas de Internet, como eBay, Yahoo! y Google, y Microsoft, la mayor compañía de software del mundo.

Por su lado, los fabricantes de equipos comenzaron a fusionarse, como Cisco y Scientific-Atlanta (productor de estructura de televisores), Alcatel y Lucent, Nokia y Siemens.

Una mirada superficial de este cuadro nos mostraría varias obras simultáneas con papeles diferentes para muchos actores. Pero en realidad se trata de una sola obra que tiene a la convergencia como su leitmotiv o motivo principal.

Futuro
¿Qué es la convergencia? Una definición sencilla indica que es la unión de servicios de entretenimiento y comunicaciones, que antes se ofrecían por separado: telefonía fija y móvil, acceso a Internet banda ancha y televisión.

Los operadores de telecomunicaciones prefieren decir ante sus clientes que la convergencia les simplificará la vida. En realidad, hay una razón más de fondo: la convergencia es un cambio tecnológico que beneficiará a los operadores de redes. Este proceso de transformación tiene una causa: la incorporación de Internet a la industria de las telecomunicaciones.

¿Cuál es la principal consecuencia de la llegada de la red informática mundial al mundo de las comunicaciones? Una manera más económica y eficiente para manejar información mediante las redes.

Ventajas
En Internet todo navega con forma de paquete de datos, codificados utilizando el protocolo de Internet (IP). Cuando se dice “todo”, la referencia es a conversaciones telefónicas, mensaje de texto, foto, videollamada y canales de televisión, entre otros muchos servicios y aplicaciones.

La evolución de Internet y la tecnología que la soporta permite hoy ofrecer estos servicios de manera confiable y eficiente, aunque no exenta de problemas de seguridad.

Esta fortaleza les abre a los operadores la posibilidad de reemplazar sus diferentes redes que ofrecen servicios distintos (llamadas de voz, información y video), cada uno con acceso propio, facturación e informe de errores, por una única red donde todo navega mediante flujos de paquetes IP.

Cuando se habla de redes cabe aclarar que no sólo se trata de las redes tradicionales de telefonía o TV por cable, sino también a las redes inalámbricas y móviles. Las redes de nueva generación permitirán unificar todos estos flujos de comunicación.

¿Qué ventajas tecnológicas tiene esta convergencia basada en Internet? Una administración sencilla y económica y una ampliación y agregado de servicios nuevos mucho más rápida y sencilla, sin tener que modificar la infraestructura de la red.

También la convergencia permite a los operadores ahorrar costos por publicidad, marketing y operación comercial, porque todas estas acciones se hacen bajo una sola marca.

Mercado
Al converger todo en la red basada en Internet, se encuentran en un mismo escenario empresas que hasta hace unos años estaban en áreas separadas, como los operadores telefónicos, los proveedores de servicios de Internet y las compañía de TV por cable.

Por ejemplo, en la Argentina, Cablevisión ofrece a través de Fibertel banda ancha para Internet, algo que era patrimonio de los operadores telefónicos. Estos, a su vez, pugnan en el país para poder ofrecer contenidos de TV a través de sus redes de banda ancha.

El secreto para entrar al mundo convergente es que la empresa pueda ofrecer un flujo de comunicaciones basadas en los protocolos de Internet (IP) a los clientes en su misma red. No importa si es de cable de cobre o fibra óptica o inalámbrica o incluso la red de energía eléctrica.

Expresiones como “triple play” (llamadas de voz, banda ancha y TV) o “cuádruple play” (los tres servicios anteriores más telefonía móvil) ya son muy conocidas en la jerga del mercado. Esta oferta de varios servicios unidos en un mismo proveedor es considerada como una estrategia exitosa por las compañías.

El argumento de las empresas de telefonía para salir a ofrecer estas ofertas combinadas es facilitar y abaratarles la vida a sus clientes. Pero en realidad, el juego cuádruple es una manera de proteger su principal activo que aún hoy son las llamadas por telefonía fija. ¿Por qué? Porque sus clientes son seducidos por las empresas de TV por cable y de llamadas a través de Internet o dejan la telefonía fija por la móvil.

La respuesta que dan los operadores de telecomunicaciones es salir a ofrecer el juego cuádruple, con telefonía móvil, algo que las empresas de TV por cable no pueden ofrecer… todavía.

La réplica de las operadores de cable es ofrecer paquetes que les permitan proteger su negocio principal: la televisión, una actividad afectada por las empresas de TV satelital y por el video y la televisión a través de Internet.

Pero el juego cuádruple, ¿realmente tiene interesados por el lado de los consumidores? Mientras en la Argentina se aguardan definiciones gubernamentales para comenzar a ver en cantidad implementaciones de este tipo, se puede observar lo que ocurre en Europa: sólo el 1% de los consumidores en Italia, 8% en Francia y un 10% en Gran Bretaña se suscribieron a paquetes de triple play, según la consultora Forrester.

Paradojas
En los países desarrollados los operadores ya trabajan en la convergencia entre telefonía fija y móvil, gracias a la cual se podrá usar un único dispositivo para teléfonos para ambos servicios, y bajar los costos de las llamadas por las líneas fija en el hogar o en la oficina.

Otro beneficio es que los usuarios podrán programar su videograbadora digital de manera remota, mediante Internet o desde un celular, como se vio en el ejemplo mencionado al inicio de la nota. Es paradójico: la convergencia ofrece a los operadores los medios para defenderse de la competencia y la posibilidad de nuevos ingresos.

Un dato llamativo lo brindó una encuesta publicada en 2005 por IBM y la publicación The Economist: El 80% de los directivos de la industria de telecomunicaciones estuvieron de acuerdo en que es vital incorporar la convergencia en los próximos tres años como fuente de ingreso en crecimiento a largo plazo.

En el mismo sondeo se preguntó acerca de los servicios y mercados que convergen y cuáles de ellos podrían ser los más importantes. El ranking fue encabezado por la convergencia entre llamadas de voz e información, seguido por la convergencia entre telefonía fija y móvil, y entre empresas de telecomunicaciones y los medios de difusión.

La convergencia entre llamadas de voz e información es la más completa. Ahí está Skype para demostrarlo, con su servicio de llamadas por Internet. En cambio, la convergencia entre telefonía fija y móvil tiene menos progresos. El ingreso de las empresas de telecomunicaciones en el mercado de la televisión está en una etapa embrionaria.

Cambios
El servicio tradicional de telefonía fija está viviendo sus últimos años de vida, porque pronto será reemplazado por las llamadas a través de Internet.

Además, el acceso a Internet por banda ancha será el ingreso y el servicio principal que se brinda mediante líneas fijas por parte de las empresas de telecomunicaciones. ¿Qué datos permiten sostener esta “extremaunción” tecnológica? La proporción del tráfico de llamadas que utilizan tecnología,
que ya supera el 50% y la caída en el costo del minuto por llamada, gracias también a Internet.

El esquema de costos es así: una vez que el usuario pagó su abono por la conexión a banda ancha, el envío de paquetes de datos a través de Internet es gratuito. Por lo tanto, las llamadas que se realizan totalmente por Internet, como por ejemplo entre usuarios de Skype, no cuestan nada.

Si utiliza un servicio de voz sobre Internet para conectarse al teléfono fijo común, el llamado se traslada en su mayor parte por Internet pero aparece en la red telefónica local en el otro extremo. El propietario de esa red cobrará una suma para finalizar la llamada.

Todo este mecanismo provoca una caída drástica en el costo de las llamadas telefónicas. Donde este proceso se observa con mayor nitidez es en las empresas, porque la voz sobre Internet les permite utilizar una única red para ofrecer llamadas e información dentro y entre oficinas.

Las ventas de equipos de telefonía fija caen, mientras que las ventas de dispositivos IP crecen en forma sostenida. Más de un tercio de las empresas importantes de Norteamérica ya eligieron voz sobre Internet y dos tercios lo harán para el 2010, según un informe de la consultora Infonetics.

Pero si la mirada retorna a las operadoras de telecomunicaciones, este proceso adquiere cierto dramatismo.

Según la consultora Informa, los ingresos globales provenientes de las llamadas de telefonía fija ascendían a unos u$s600.000 millones en el 2005, y los ingresos provenientes de la información o datos eran de u$s202.000 millones.

Para el 2010, las llamadas de telefonía fija alcanzarán menos de la mitad de los ingresos de los operadores del mundo desarrollado. En lugar de esto, su nuevo producto principal será brindar acceso a Internet banda ancha.

Aquí está el problema clave del sector de telecomunicaciones. Hoy, las llamadas representan todavía la mayor parte de sus ingresos, pero… ¡no costarán nada! La consultora Forrester informó que los ingresos provenientes de las llamadas caen un 10% por año en Telecom Francia, un 6% para Deustche Telekom y un 5% para la británica BT. El mismo cuadro se repite en Norteamérica y Japón.

¿Cuál es la respuesta de los operadores a este problema? Primero, cambian a una nueva estructura de precios, con la reducción del costo de las llamadas y aumento de los costos de la telefonía fija. Muchos eliminaron todos los costos y ofrecen en su lugar llamadas ilimitadas locales, nacionales e incluso internacionales por una tarifa fija mensual.

Otros apuestan al triple play, con paquetes de servicios que incluyen llamadas “gratuitas”: es decir, el suscriptor paga sólo por el servicio de banda ancha y de TV una tarifa usual. También están quienes ofrecen banda ancha gratuita a los suscriptores de teléfonos.

En realidad, nada es gratuito. Se usa esta palabra en una sola opción y el usuario puede elegir el servicio que desea que sea gratis. En este escenario, la pelea se da entre las operadoras de telecomunicaciones, de TV por cable y los actores provenientes del mundo de Internet, como Skype.

Avance
No todo está perdido, ni mucho menos, para las operadoras de redes fijas. La tabla de salvación es la forma de acceso a Internet por banda ancha. Según la consultora Informa, los ingresos globales por estos servicios crecerán desde u$s202.000 millones en 2005, hasta u$s410 mil millones para 2011.

Estos flujos de ingresos permitirán compensar la caída del uso de llamadas. Incluso, algunos operadores especulan que los nuevos servicios de banda ancha, como la TV, posibilitarán aumentar la totalidad de sus ingresos.

Las operadoras de telefonía celular tienen un problema en ciernes, debido a la llegada de Internet al mundo inalámbrico. Estas empresas confían, aún más que las de telefonía fija, en los ingresos por las llamadas, pero no consiguen seducir a sus clientes para que contraten servicios de información.

Sin embargo, Skype tiene un software que podría ser descargado a un teléfono móvil de tercera generación y que podría usarse para llamadas sobre protocolos de Internet.

Es cierto que hoy hacer funcionar voz sobre Internet en los celulares es complicado para la mayoría de los usuarios, pero la convergencia de los teléfonos con los asistentes personales digitales (PDA) o los reproductores digitales acercará esta amenaza de Internet a la telefonía celular.

Los operadores podrían incorporar la tecnología de telefonía móvil VOIP como una manera más económica para ofrecer llamadas ilimitadas. La clave aquí pasaría por ofrecer nuevos servicios, como mensajes instantáneos. Al mismo tiempo, la telefonía móvil VOIP reducirá los gastos para los operadores.

Por lo tanto, la convergencia de la información y las llamadas podría derivar en el siguiente cuadro: los clientes pagarán una suma fija de acceso para utilizar sus teléfonos móviles pero no abonarán por las llamadas individuales. Y los costos por zona geográfica y por duración de llamada serán cosa del pasado cuando VOIP elimine el límite entre llamadas e información.

Televisión
Otra tabla de madera a la que recurren las operadoras de telefonía para afrontar el tsunami de la convergencia es meterse en el negocio de la TV. Hay un caso que las motiva: la empresa PCCW, de Hong Kong. En 2003 lanzó un servicio de TV por banda ancha.

Hoy tiene el 40% del mercado y a punto de desplazar al principal operador de TV por cable. Incluso frenó la caída del número de suscriptores del servicio de telefonía fija. ¿Cuál es su receta? Conecta la fibra óptica mediante intercambiadores locales y las cajas de empalme del lugar.

Así, la señal de televisión viaja vía flujo de paquetes de datos por Internet. Sin embargo, pesa la conexión final de banda ancha que tiene una capacidad limitada y no es posible conducir cientos de canales al hogar de una sola vez y conectarlos a la caja del televisor como sucede con el cable y redes de fibra óptica. Sólo el canal que se está mirando en realidad se envía a través de la fibra óptica hacia la conexión de banda ancha. Esto permite reducir la piratería y ofrecer un servicio más interactivo.

Reglas
Las regulaciones de las telecomunicaciones son puestas a prueba por la convergencia. En EE.UU., donde las redes de cable están instaladas en el 95% de los hogares, los reguladores decidieron que Verizon y AT&T no tienen que poner sus redes a disposición de la competencia, sobre la base de la venta mayorista.

En Gran Bretaña, donde las redes de cable están sólo en el 50% de los hogares, se implementó que BT, el principal operador telefónico, debe compartir su red con la competencia.

En algunos casos se prohíbe a las empresas dominantes en un mercado incorporarse a otro. Por ejemplo, el operador principal de Japón, NTT, no puede entrar al mercado de las emisoras. Por el contrario, la emisora pública del país, NHK, tiene prohibido ingresar al mercado de las telecomunicaciones.

Una vía posible para manejar los problemas de la convergencia lo enseña Gran Bretaña. Allí se fusionaron los entes reguladores de radiodifusión y de telecomunicaciones en un órgano único que se llamó Ofcom en el 2003.

Perspectivas
¿Quiénes se impondrán en esta puja? ¿Las operadoras de telecomunicaciones, de TV por cable, los jugadores de Internet? Hay una variable a tomar en cuenta: la velocidad con que ingresan estas empresas a la convergencia, lo que les permitirá bajar sus costos y ser más ágiles en menos tiempo.

Pero para triunfar, las empresas también deberán ser flexibles en sus ofertas a los clientes, porque no todos quieren ingresar en el triple play o en el cuádruple play. Y además, deberán explicar con sencillez al consumidor el funcionamiento y los beneficios de la convergencia.

Un ejemplo de esto lo da Skype: hacer llamadas gratis por Internet es posible desde hace varios años, pero sólo se difundió con la llegada de Skype, que lo hizo simple. Un desafío muy difícil de superar en industrias que se caracterizan por una jerga y siglas incomprensibles para los llamados usuarios “masivos”.

Al término de este proceso, y siempre y cuando las regulaciones establezcan reglas justas y parejas para esta competencia, los consumidores y las empresas podrán elegir un rango mucho mayor de productos de telecomunicaciones y de proveedores, y a un precio más bajo.
Lea más:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: